Ya sea la menstruación o la masturbación , los tabúes no tienen piedad de la privacidad de las mujeres. El vaginismo , un trastorno que afecta al 1% de las mujeres, también es una víctima. A las mujeres que lo padecen muchas veces les resulta difícil hablar de ello por vergüenza y culpa. Ya sea vaginismo primario o secundario, este artículo te ayudará a comprender mejor estos trastornos que impiden a muchas mujeres desarrollar su sexualidad.


Vaginismo primario/global y vaginismo secundario/situacional

A pesar de su deseo, una mujer con vaginismo contraerá inconscientemente los músculos de su perineo , hasta el punto de que nada podrá penetrar su vagina; ya sea un pene, un tampón, un dedo, un espéculo, un vibrador... A veces el dolor es demasiado intenso para que sea posible la penetración de algo. Incluso si el deseo de tener sexo con penetración está presente, un trauma o un miedo totalmente inconsciente resultará en este bloqueo. Hay dos tipos de vaginismo: vaginismo primario o global y vaginismo secundario o situacional .

El vaginismo primario o global se diferencia del vaginismo secundario o situacional en que la mujer que lo experimenta nunca ha tenido relaciones sexuales. Esto se debe a una causa psicológica; la persona ha sufrido un trauma relacionado con el sistema genital; violencia sexual, una cita médica desastrosa, una caída, falta de información… En resumen, es el miedo al dolor , hasta el punto de que podemos hablar de un trastorno “fóbico”. La imagen de una vagina demasiado estrecha en comparación con el pene es a menudo la imagen que las mujeres tienen de su intimidad.

Una persona que ya ha tenido relaciones sexuales consentidas y posteriormente sufre este trastorno tiene vaginismo secundario o situacional. Al igual que el vaginismo global, el vaginismo situacional aparece tras un traumatismo relacionado con el sistema genital.


curar el vaginismo

“Los cursos de SVT dedicados a la educación sexual me mareaban en la escuela secundaria. Nos hablaron del “ desgarro ” del himen. La vida sexual para mí fue inmediatamente sinónimo de dolor y, no de “pérdida”, sino de desgarro de una parte de mi cuerpo, que luego se convirtió en una herida abierta.

Una tarde en la piscina con mis amigos de la universidad, me vino la regla. Soy uno de los únicos del grupo que ya está instalado. Las que también lo son ya han usado tampón, incluso son fans de él. Luego viene la presión del grupo, especialmente de estas chicas que eran “las populares” en la universidad. Me dicen que un tampón no es nada, que es fácil de poner, que no duele. Nuestro anfitrión luego busca en el cajón de su madre un tampón. Es bastante impresionante la imagen que tenía de él, todavía lo veo como si midiera unos treinta centímetros. Estuve una hora en el baño intentando colocarlo en su lugar. Era imposible, una verdadera tortura. Entonces me di por vencido y obviamente, al día siguiente, en la escuela, todo el mundo lo sabe y nadie es muy amable conmigo. Siempre recordaré a la chica de mi clase que vino a verme diciéndome que su madre había padecido vaginismo, que no me preocupara porque se podía curar . »

-Testimonio anónimo


El primer paso para curar el vaginismo es comprender que este trastorno no es de ninguna manera culpa tuya. Muchas mujeres se sienten culpables y no hablan de ello por este motivo.

De hecho, hoy en día muchas mujeres pueden curar el vaginismo gracias a múltiples terapias. Podrás ser seguido por un sexólogo , ginecólogo y/o psicólogo. Estos profesionales de la salud escucharán tu historia para comprender el origen del problema y poder encontrar y darte soluciones a través de la psicoterapia. (re)aprenderás a (re)domar tu cuerpo a través de la exploración del mismo. Mirar tus partes íntimas usando un espejo y masturbarte paso a paso te ayudará a darte cuenta de que la sexualidad no es sinónimo de dolor. Se suelen recomendar varios ejercicios para hacer en casa, como ejercicios de relajación, por ejemplo. En algunos casos, también es posible la hipnosis.

Una vez que puedas introducir un dedo en tu vagina, tu médico especialista te ayudará a reducir las contracciones utilizando dilatadores vaginales.


Terapia de conducta cognitiva

Centrada en la cognición y el comportamiento, la terapia cognitivo-conductual tiene como objetivo cambiar los pensamientos negativos y las fobias. El terapeuta acompaña sin presión alguna hacia nuevas reflexiones guiadas y monólogos interiores. Esto vendrá en forma de tareas y misiones a cumplir.

La terapia cognitivo conductual te ayudará a luchar contra tus conflictos internos, tus creencias y tus ansiedades. Esto también te ayudará a lidiar con situaciones estresantes (aunque inconscientes), como cualquier cosa que penetre en tu vagina, pero también a (re)encontrar confianza en ti misma. ❤️


El papel de la fisioterapia perineal

Acompañada de una matrona o un fisioterapeuta especializado, la fisioterapia perineal también juega un papel en la curación del vaginismo. Dado que esto se debe a la contracción de los músculos perineales, es necesario (re)trabajarlo. Para facilitar la penetración vaginal, un suave estiramiento de los músculos permitirá la relajación. También puedes aprender “automasajes”.


Diferencias entre vaginismo, vulvodinia y dispareunia

Mientras que el vaginismo se define por la contracción involuntaria de los músculos pélvicos que hace que cualquier penetración sea dolorosa o incluso imposible debido a un mecanismo psicológico, la dispareunia es un término médico que se refiere al dolor que se siente durante las relaciones sexuales. Aunque el dolor durante la penetración es el síntoma común en ambos trastornos, el suelo pélvico no se contrae en los casos de dispareunia, por lo que la penetración es posible. La vulvodinia también es sinónimo de dolor para las mujeres que la padecen, pero sólo en la entrada de la vagina y los labios. El dolor se produce de forma espontánea o por contacto físico.

GO LOVE YOURSELF

Preço de venda99€
Je craque
Preço de venda119€
Je craque

Cada jueves, encuéntranos en tu bandeja de entrada con nuestros últimos favoritos, un artículo exclusivo y una pequeña nota de Marie.
¡Tómate una merecida Pausa Puissante! ❤️

¡Hacer el bien es normal!

Marca comprometida

Sigamos en contacto para disfrutar de muchas anécdotas suculentas.