La pratique du yoga pour une sexualité épanouie
6 minutos

La práctica del yoga para una sexualidad plena

El yoga, que llegó a Occidente hace sólo unas décadas, es un antiguo arte de vivir directamente desde la India. Más allá de las asanas (posturas), su práctica aboga por una conexión con el cuerpo y ofrece mandamientos morales para liberarse del sufrimiento terrenal. Esos son los puntos principales. Hoy en día, el yoga se practica en todo el mundo para encontrar conexión a tierra, regular el estrés y encontrar sentido a una vida diaria frenética. ¡La disciplina tiene múltiples beneficios sobre el cuerpo, el sistema nervioso, la mente y por tanto sobre nuestra sexualidad! En este artículo cuestionamos el vínculo entre yoga y sexualidad . ¿Cómo puede la práctica de esta disciplina ancestral guiarnos hacia un mayor placer?

Yoga y sexualidad: una cuestión de energía

En el lenguaje del yoga, la energía sexual se llama “kundalini” . A menudo se representa como dos serpientes que se envuelven alrededor de la columna vertebral pasando por los 7 chakras principales (o chakras). Generalmente activada durante el acto sexual, esta poderosa energía vital despertaría la conciencia que reside en el famoso tercer ojo . Las prácticas de respiración, las posturas estáticas y dinámicas y, en ocasiones, las canciones mejorarían la circulación. 🕉️

Aunque el kundalini yoga no se trata de una vida sexual más plena, ambos están vinculados a la energía. Se dice que cuando la kundalini está bloqueada, puede provocar problemas físicos y emocionales , incluida baja libido.

En realidad, cualquier práctica de yoga promueve una mejor circulación de la energía. En cuanto a los chakras, optamos por posturas que tienen como objetivo activar Swadhistana, también conocido como el chakra sagrado vinculado a los órganos sexuales. Es el centro de la energía creativa, las emociones y nuestra relación con los demás. Swadhistana nos habla del deseo de ser, del placer sensual y sexual además de la pasión.

Entonces, ¿estás empezando a ver el vínculo con nuestra sexualidad? 😉

Conocer tu cuerpo siempre es una buena idea

Más allá de la idea de energía vital, el yoga permite una reconexión profunda con el cuerpo . Como vimos en nuestro artículo sobre el vínculo entre la respiración y el cuerpo , esta práctica te permite conectarte a tierra. 🧘

Con una buena dosis de conciencia, hacer que tu cuerpo se mueva es la clave para darle la atención que merece. Cuanto más practicamos, más aprendemos a escuchar sus mensajes, incluso los más sutiles. Exploramos sensaciones, límites y muchas veces descubrimos cosas nuevas sobre nosotros mismos.

Quien dice disciplina en plena consciencia dice mejor dejar ir . Si llevas mucho tiempo leyendo nuestros artículos, sabrás que la capacidad de relajarse es un elemento esencial para una vida sexual plena. Seguro que ya has experimentado el reto de divertirte cuando la oficina, los proyectos o las relaciones rondan nuestra mente. 🌩️

La práctica regular permite recuperar cierta serenidad y claridad mental. Por tanto, influye en la calidad del sueño y en nuestro nivel de estrés, ¡ dos factores que influyen en nuestro nivel de libido!

3 posturas de yoga para aumentar tu libido

La cobra 🐍

  1. Acuéstese boca abajo, manteniendo los brazos a los lados con las palmas hacia abajo.
  2. Coloca los pies juntos, los empeines en el suelo y extiéndelos detrás de ti.
  3. Mientras inhala, levante el pecho y la cabeza, manteniendo los hombros bajos y relajados. Tenga cuidado de no romperse la espalda baja.
  4. Tus brazos pueden estar doblados o extendidos.
  5. Mantenga la posición durante unas cuantas respiraciones profundas, luego exhale mientras baja el pecho y se dirige hacia el suelo.
  6. Repite esta postura varias veces manteniendo el ritmo de la respiración.

Además de fortalecer la espalda, a menudo descuidada, la cobra ayuda a fortalecer los músculos del suelo pélvico y a estimular la circulación sanguínea en esta región. Resultado: orgasmos más potentes e intensos. 🔥

El loto 🪷

  1. Siéntate en el suelo con las piernas cruzadas y los pies sobre los muslos, con las manos apoyadas en las rodillas.
  2. Mantenga la espalda recta y los hombros relajados. £Puedes visualizar una fuerza doble proveniente de tu centro. Cuando inhalas, una fuerza inicial expande la columna, mientras que cuando exhalas el peso de tu asiento continúa aumentando.
  3. Si tienes dificultad para cruzar las piernas, también puedes utilizar un cojín o una manta que te ayude a sentarte correctamente.
  4. Mantenga esta posición durante varias respiraciones profundas.

Esta postura contribuye a la apertura y flexibilidad de las caderas . Es ideal para mejorar la comodidad durante las relaciones sexuales. 🤍

El barco ⛵

  1. Siéntate en el suelo, dobla las rodillas y mantén los pies en el suelo.
  2. Luego levanta las piernas frente a ti y levanta los brazos paralelos al suelo.
  3. Mantenga la espalda recta y los hombros relajados.
  4. Tus piernas y torso deben formar un ángulo de 45 grados. El secreto para mantener esta asana aparentemente compleja es involucrar adecuadamente el perineo y el suelo pélvico.
  5. Mantenga esta posición durante varias respiraciones.

Esta postura fortalece el perineo para sentir mejor la penetración de la pareja como si fuera un vibrador.

Recuerda respirar profundamente y concentrarte en las sensaciones de tu cuerpo mientras practicas estas asanas. Si tienes dolor o tensión, no dudes en modificar la postura o buscar ayuda de un profesor de yoga experimentado.

Como habrás comprendido, el vínculo entre yoga y sexualidad no se limita a la destreza física y la flexibilidad . De lo contrario ! Es una práctica que te permite traer conciencia a tu cuerpo y hacer circular energías vitales . Nada milagroso, sino más bien una excelente receta para tener una sexualidad plena. Para continuar con este gran impulso del autocuidado, te invitamos a leer este artículo sobre el autocuidado diario. 😘

GO LOVE YOURSELF

Precio de venta109€
Je craque
Precio de venta119€
Je craque

¡Hacer el bien es normal!

Marca comprometida

Sigamos en contacto para disfrutar de muchas anécdotas suculentas.